Artistas locales de San Fernando presenta a Cristián Marambio, artista visual: “Las organizaciones independientes son las que han hecho que San Fernando tenga cultura”

El grafitero nos cuenta sobre sus orígenes en la creación artística, así como el difícil escenario para la cultura en la ciudad de San Fernando.

(Un reportaje de Felipe Sasso, periodista y escritor sanfernandino. Miembro del equipo de comunicaciones de Artistas Locales de San Fernando).

El San Fernando que recuerda Cristián Marambio siempre fue gris, por lo menos ésa es la tonalidad que él recuerda en las imágenes de su infancia: una ciudad apagada, carente de colores. Su relación con el arte, entonces, estuvo empujada por la rebeldía, por el acto de rebelarse ante ese paisaje monótono, conformista, y su cruzada personal buscaba transformar una de las acciones más comunes del ser humano: hacer que el caminar por la calle fuera mucho más colorido.

Su vínculo formal con el arte comenzó en el AIEP de Rancagua, donde estudió Técnico en Diseño Gráfico Publicitario, luego pudo ampliar sus conocimientos estudiando Diseño con mención en Diseño en la Universidad Andrés Bello, de Santiago. Para ese entonces, Cristián ya llevaba varios años como grafitero o artista callejero, “la idea en mi cabeza siempre fue cambiar el color de la muralla”, explica.

Un paso importante en su carrera fue el haber comenzado a trabajar junto a La Matriz Arte y Cultura, particularmente a través de los proyectos educativos del Mineduc. Esta instancia le trajo, además de desarrollo laboral, la satisfacción siempre gratificante de formar parte de algo trascendente, o con sentido, “recibo el cariño de los chicos, el poder compartir con ellos y saber que uno está haciendo algo por el arte y para el arte”, reconoce.

Entre sus trabajos también destaca el mural comunitario pintado en el Liceo de Niñas de San Fernando a propósito de las movilizaciones sociales que surgieron a partir de octubre del año pasado, y que fue posible gracias al trabajo unido entre diversas organizaciones y la comunidad. También otro mural pintado en la localidad de Lo Argentina, en Pichidegua, donde se plasmaron iconografías de la escuela, además de imágenes que retrataban la identidad de los habitantes del sector. Actualmente pinta ilustraciones y hace cuadros que pone a la venta, también mezcla sus trabajos con colaboraciones con Ruda Estudios, mientras espera que finalice el periodo de cuarentena y pandemia para retomar sus proyectos, uno de ellos un mural en la población San Martín y otro en Placilla, con la Fundación ProCultura, donde también trabajará junto al respetado artista “Mono” González.

En esta entrevista habla sobre su arte y sobre los prejuicios que existen hacia los grafiteros y muralistas, además de las dificultades para ser artista en una ciudad como San Fernando, donde las organizaciones independientes se han transformado en las principales impulsoras de la actividad cultural local.

¿Cómo definirías el trabajo que realizas?
Mi trabajo como artista va relacionado al arte callejero, al grafiti, al poder plasmar quizás colores llamativos que hoy en día ya están por todos lados, pero antiguamente cuando comencé a grafitar era un poco cambiar la ciudad gris que uno veía en San Fernando, o quizás en otras ciudades, que era un poco la timidez de que siempre estuviera pintado de una sola forma. La idea en mi cabeza siempre fue cambiar el color a la muralla, al gris que yo veía cuando chico, lo cual también era para poder entregárselo a otros jóvenes, a otros niños para que vean el arte gratuitamente.

¿Cómo te convertiste en artista visual?
Yo cacho que fue la perseverancia de un sueño que uno siempre quiso, que fue estar ligado al arte, estar ilustrando, vivir de lo que uno apasiona, y que en realidad igual cuesta con el tiempo, pero se da. La constancia, yo creo, me convirtió en artista visual. Y en mi infancia, quizás el andar en skate, o ver las ilustraciones de las tablas o portadas, luego vienen los estudios; siempre quise estudiar arte, pero al final terminé estudiando diseño gráfico por otras circunstancias o por falta de lucas realmente, porque a veces se puede, pero otras veces no se da nomás. Pero el diseño gráfico es algo que adoro también, como la forma de trabajar el diseño y quizás, más adelante, estos mismos estudios dieron pie a que uno pudiera encontrarse con otras personas que estaban ligadas al arte, en mi caso con los de La Matriz Arte y Cultura, que son un pilar fundamental para mí que detonó todo lo que siempre quise hacer, con ellos aprendí a poder seguir desde otra mirada el arte, que ya fuera más comunitario, que fuera mucho más poder entregar realmente lo que uno quería entregar.

¿Te has encontrado con prejuicios al momento de desarrollar tu trabajo?
Yo creo que más que prejuicio, es desigualdad, desigualdad en las oportunidades que se generan para poder mostrar el arte, pero más allá del prejuicio, quizás el estigma que tiene la gente con el grafitero, con el muralista, de cómo se ocupan los espacios, quizás ahora último de otra manera, pero antiguamente si te veían pintando en la calle te tachaban de otro estilo, de otra cosa.

¿Qué es lo más difícil del arte que tú realizas?
Lo más difícil del trabajo como artista o del arte de uno, es que la gente llegue a entender que detrás de esos trabajos, detrás de una ilustración, un cuadro o un mural, hay procesos, hay horas de trabajo, hay muchas vueltas que uno se da para llegar a una idea, porque no es llegar y plasmar una ilustración, no es llegar y plasmar un mural, yo creo que eso es lo más difícil, que la gente llegue a entender que a veces el valor del arte en sí es porque hay mucho trabajo detrás.

¿Piensas que es difícil ser artista en San Fernando?
Es difícil ser artista en San Fernando porque faltan las instancias para poder mostrar más cosas, por lo menos, las mismas organizaciones independientes siempre están en activo y nos conocemos entre todos y tratamos de que el tema cultural nunca se pierda en la ciudad, y lo hablo directamente de que las organizaciones independientes son las que han hecho que San Fernando tenga cultura realmente, y en un abanico cultural, no sólo a través de tocatas o el típico show municipal. Es difícil porque también hacen falta los espacios adecuados para poder educar, las herramientas adecuadas y faltan también los espacios para poder mostrar el arte como galerías o exposiciones que sean mucho más continuas en el tiempo. Falta esa constancia de estar mostrando el arte.

¿Cómo evalúas la producción artística en San Fernando?
Creo que la producción artística en San Fernando se realiza gracias a las organizaciones independientes culturales, que han nacido bajo la necesidad de no tener espacios, de no tener apoyos ni aportes para poder lograr lo que realmente queremos como artistas. San Fernando tiene espacios que pueden ser utilizados de mejor manera, galerías que podrían ser reacondicionadas para poder hacer alguna muestra artística o exposición como tiene que ser, o producciones teatrales. La producción artística en la ciudad es gracias a las organizaciones independientes, quizás todo lo demás que se hace en San Fernando es lo que se ha hecho siempre, como festivales de música, pero eso ya está dentro de la gama y la carpeta típica de la ciudad. Pero hay muchos artistas que quieren hacer cosas en San Fernando, que tienen las ganas, los estudios y la perseverancia de hacer más cosas y poder darle otra cara artística a esta ciudad.

¿De qué manera te ha afectado laboralmente la pandemia y el periodo de cuarentena?
La pandemia me ha afectado igual que a todos, ya sea económicamente o en una forma de actuar o trabajar directamente, y uno de los proyectos que se suspendió a raíz de esto fue el de los talleres artísticos Mineduc, que es como el relevante dentro del año, porque en realidad uno va a aportar con los chicos de las escuelas, entonces creo que ellos pierden mucho con esto. También hay dos murales que quedaron pendientes, uno es de la San Martín, que rescata un poco lo que son los ferrocarriles de San Fernando, ése probablemente lo retome pronto porque ya estamos en conversaciones, y el otro es un mural en Placilla con la Fundación ProCultura junto a los muralistas Mono González y Ronald Pérez. Los demás proyectos son los que hay que esperar, talleres, que también realizábamos con Ruda Estudios junto a Javiera Díaz, el cual tenemos que esperar hasta un nuevo aviso para poder realizarlos.

¿Cómo proyectas tu trabajo a futuro?; ¿Qué te gustaría hacer más adelante?
Quedan hartas cosas pendientes, exposiciones por realizar, ojalá algún mural en el extranjero para poder dejar alguna huella, seguir pintando, me proyecto de esa manera, seguir motivando, y poder seguir enseñando, si igual dentro de todo en el arte lo que me apasiona es enseñar, educar.

Comments

comments

También te puede interesar