Artistas Locales de San Fernando presenta a Isabel Morales, de Teatro Internado: “Quienes llevamos el arte en el corazón, no podemos quedarnos sin hacer nada”

Hablamos con la creadora de Teatro Internado, ella nos contó la historia de la compañía, la importancia de la labor que realizan y cómo ha sido la enriquecedora experiencia de hacer teatro con personas sin formación actoral.

(Un reportaje de Felipe Sasso, periodista y escritor sanfernandino. Miembro del equipo de comunicaciones de Artistas Locales de San Fernando).

Desde 2004, la compañía Teatro Internado realiza una importante labor de rescate de las raíces históricas de San Fernando. Su método de trabajo ha sido a través de la integración e inclusión, primero de los alumnos del Internado Comunal de la ciudad y luego abriendo la convocatoria al resto de la comunidad, incluyendo a personas adultas, que no necesariamente poseían educación formal en el ámbito de la actuación. El resultado ha sido un grupo de actores diverso y comprometido con la identidad histórica y local.

A la cabeza de esta interesante labor ha estado la sanfernandina Isabel Morales, quien se desempeña como asistente de educación desde hace 25 años en el Internado Comunal de la ciudad. Isabel posee una marcada preocupación artística, la cual ha combinado con su pasión por la historia y la identidad de la zona; así, su trabajo lo considera más bien como un viaje hacia el pasado, un rescate de los hechos profundos que han marcado nuestra historia. “Soy recopiladora de historias colchagüinas; viajo en el tiempo para rescatar los momentos, pensamientos y hechos históricos, y traerlos y darles vida para compartirlos con el público”, reconoce.

Bajo su dirección ya se han abordado personajes tan relevantes como Juan Jiménez de León, José Antonio Manso de Velasco, Manuel Rodríguez y Neandro Schilling, histórico rector del Liceo de Hombres. Ellos han formado parte de algunas de las principales obras que ya han presentado, entre las que se cuentan “El huevo de la noche de San Juan”, “Albores de San Fernando”, “Espíritus de Lircunlauta”, “La Abuela Pata” e “Identidad”.

Hablamos con Isabel, ella nos contó la historia de Teatro Internado, la importancia de la labor que han realizado y cómo ha sido la enriquecedora experiencia de hacer teatro con personas sin formación actoral.

¿Qué es Teatro Internado? ¿Cómo lo definirías?
Teatro Internado es una agrupación teatral, integrados por actores vocacionales que trabaja en función de un proyecto que es rescatar historias de vida y personajes locales de la comuna de San Fernando.

¿De dónde nace la idea?
Teatro Internado nace de la idea de ocupar de buena forma el tiempo libre de los alumnos internos del Internado Comunal de San Fernando, es así como inicialmente esta agrupación estaba compuesta e integrado solamente de alumnos.

¿Cuál es su objetivo?
Antes debo mencionar que la trayectoria de este taller tuvo un cambio, una metamorfosis. Por diez años, como mencioné anteriormente, fue integrado sólo por alumnos y de a poco, y de acuerdo a las necesidades de lo que se quería presentar, se fueron integrando y recibiendo el apoyo de personas adultas, muchas de ellas con años de experiencia en teatro, personas que fueron apareciendo y se fueron quedando en la agrupación, entonces nuestra misión cambió de un lindo recorrido de teatro escolar a la misión o el objetivo de llevar a escena un teatro histórico para contribuir en la transmisión de conocimientos, de personajes de la comuna que dejaron huella en nuestra ciudad y que hoy se hace necesario y muy motivador recordarlos llevándolos a escena, ojalá en el mismo lugar en que se sucedieron los hechos, personajes completamente fidedignos.

¿Por qué decidieron integrar actores adultos o fuera del Internado Comunal?
Integrar actores adultos nació, en primera instancia, bajo la inquietud de realizar un cortometraje que lleva por nombre “Desaparecidos”, en donde necesitábamos y queríamos que alguien interpretara un papel de “desquiciado o loco” que vivía en un subterráneo del Internado y era un peligro oculto y permanente, que atacaba a los jóvenes haciéndolos desaparecer. (Luis Navarrete y Luis Aramundiz). Todo esto fue una experiencia maravillosa, y desde entonces, Teatro Internado, sufrió de muy buena forma esta “metamorfosis” ya que de acuerdo a las necesidades de los proyectos y presentaciones, se fueron integrando adultos , en su mayoría personas vocacionales, que les gustaba este arte, para formar lo que es hoy en día Teatro Internado.

¿Cómo ha sido la experiencia de hacer teatro con gente que no tiene necesariamente formación profesional?
Trabajar con personas que no son profesionales en el área de la actuación es una experiencia muy enriquecedora, porque tanto yo como ellos nos fortalecemos, nos apoyamos y sacamos lo mejor de nosotros y creo firmemente que dentro de cada uno de ellos hay un actor o una actriz escondida, con un potencial mayor, de lo que profesionalmente se es a diario; obreros, taxista, dueñas de casa, que hace que todo esto se potencie y tenga una satisfacción final mucho más completa.

¿Cuál crees que es la importancia del trabajo que realizan ustedes?
Yo creo que la importancia que tiene es revivir la historia y crear conciencia de lo que es la base de nuestra sociedad y cultura, traerla con sus valores y principios a la actualidad, hechos de vida que marcaron una etapa en el crecimiento de nuestra ciudad.

¿Por qué optaron por hacer teatro histórico? ¿Por qué quisieron retratar a esos personajes?
Porque aportaron al desarrollo y cultura de nuestra sociedad, dejaron huella, libros, construcciones, educación y que pertenecen a una conciencia colectiva, se crea el lazo de comunicación o empatía con el público, ya que ellos los conocen ya sea de recientes o lejanos, y valoran su aporte a nuestras raíces.

¿Cómo es el proceso de investigación o documentación que realizan antes de cada obra?
En primera instancia, están los deseos de buscar y encontrar una historia, hablo con mucha gente, busco relatos vivos, gente que pueda darme información de un hecho o de un personaje, algo interesante que haya quedado en la retina o memoria de las personas, luego investigo en forma documental y me he dirigido a iglesias, en donde bajo polvorientos libros de antaño, busco registros bautismales y otras ceremonias, también visito y agradezco la ayuda del Registro Civil, recorro cementerios y lugares, buscando y llenándome de las emociones, sensaciones y sentimientos de cómo puede haber acontecido tal historia, para luego transmitírselos a mis actores y ellos a su vez al público.

¿Crees que han podido cumplir con su objetivo?
Completamente, a través de estas presentaciones se ha logrado transmitir y revivir el San Fernando de aquellos años; en lo que inicialmente siempre decimos o invitamos a vivir “una cápsula del tiempo”, algo intangible, una herencia de emociones que se refleja en el aplauso y participación del público.

Cuéntame sobre las obras que han presentado…
Primeramente, se han rescatado personajes como Juan Jiménez de León, José Antonio Manso de Velasco y Manuel Rodríguez en la obra “Albores de San Fernando”, de 2017. Después vino la familia Rojas Lisboa en “Espíritus de Lircunlauta”, de 2018, hacendados de la Casa Patronal Lircunlauta, en esta obra se refleja claramente las diferentes clases sociales y el desafío de Fidelicia, hija del patrón al enamorarse y casarse con un peón Valeriano Ruz y abandonar su linaje. Después se presentó la obra la “La Abuela Pata” también en el 2018 que relata la vida de la señora María Zenobia Yañez quien fuera todo un personaje al recorrer las calles de la ciudad en un vehículo Ford de los años 20. Luego se vino a escudriñar en la vida y obra de don Neandro Schilling, primer rector del Emblemático Liceo de Hombres de San Fernando entre los años 1901 a 1941; aquí se quiso reflejar el legado de valores en la educación y superación en la pobreza e ignorancia, para demostrar que las personas somos iguales y tenemos los mismos derechos, siendo don Neandro Schilling como un padre para todos sus alumnos (Identidad Neandro Schilling 2019). Cabe mencionar algo muy emotivo e interesante que todas estas presentaciones se realizan en presencia de sus propios descendientes. Todo esto fue realizado tras un arduo proceso de investigación, recopilación y recolección de documentos, vivencias y relatos. Además, quiero mencionar que este teatro o este tipo de presentación, se hace muy atractivo, ya que no es un teatro estático, en un solo escenario, sino más bien, es un recorrido con la ambientación de aquellos años en donde vamos pasando por diferentes escenarios, yendo tras el desarrollo de la obra o historia y terminando con un pequeño ágape que da la instancia para compartir y comentar los hechos presenciados.

¿Cuáles son los temas principales que abordan en sus obras?
Lo primero que se ha abordado es el rescate de las costumbres y el incidente o resultado en el tiempo y a partir de esos hechos cómo ha ido cambiando las formas de vida, marcar y ver cómo era el San Fernando de antes. En consecuencia, los temas abordados son las costumbres y formas de vida de aquellos años.

¿Dónde se han presentado?
Principalmente, hemos sido muy bien acogidos por el Museo Lircunlauta y, debido a este proyecto, deseamos revivir los hechos ojalá en el mismo lugar de los sucesos, por lo que la obra Identidad fue presentada en el mismo Liceo Neandro Schilling. También hemos estado en el Centro Cultural y si miramos hacia atrás, Teatro Internado ha estado en diversos escenarios comunales a nivel de liceos, Casa de la Cultura, regionales como en Lolol, Nancagua, Encuentro de Teatro Escolar de Pichilemu y en Santiago, fuimos invitados a participar por la Organización de Estados Iberoamericanos en un seminario, taller y proyecto de teatro. En otra oportunidad fuimos invitados a participar como apoyo al Grupo Folclórico Raíces Colchagüinas en el Encuentro de Folclor Laboral organizado por la Universidad Católica de Chile.

¿Cómo sientes que ha sido la recepción que San Fernando le ha dado al trabajo de ustedes?
Con una acogida e interés magnífico, la propuesta de este proyecto acerca a la gente, siento que existen las ansias de estar presente en este recorrido por el tiempo, por lo que tenemos un público que se siente atraído, contento y con ganas de ser partícipes de la historia.

¿Quedaron paralizados con algún proyecto debido a la pandemia? ¿En qué estaban y que viene a futuro?
Sí, quedaron algunos proyectos en camino. Estábamos en pleno ensayo de la obra “Siete Sombras”, relato histórico de los ahorcados de Roma, cuando vino el estallido social. Como proyecto, está tomar la historia del Ramal de Pichilemu y la Radio Manuel Rodríguez y el Mercado, todo esto está en investigación y recolección de historia. Por el momento y como siempre he dicho los que llevamos el arte y la cultura en el corazón, no podemos dejar de no hacer nada, así que estamos tratando de editar un video, con la misma línea de una cápsula del tiempo, y abordar la vida de don Guillermo Markman, fundador del Hospital de San Fernando y sólo estamos esperando que resulte.

¿Cuál ha sido el principal obstáculo o desafío al momento de realizar su arte? Qué es lo más difícil?
Mira, para poder llevar a cabo una presentación se requiere de muchos elementos de utilería, los cuales en su mayoría son solventados por la misma agrupación, desde un lápiz labial a vestimentas y utensilios, difíciles de obtener. Tú me preguntas por obstáculos, los hay, pero con la perseverancia y los contactos adecuados se logra salir adelante.

Comments

comments