POLÍTICA: «Convergencia Social» eligió a su nuevo presidente regional

Nolberto Zúñiga Contreras, Tecnólogo Médico de profesión y que ha seguido el camino de la academia como Magister en Genética y candidato a Doctor en Neurociencia, llega a presidir regionalmente -a sus 29 años-  el recién legalizado partido de izquierda.

En un proceso donde la región de O’Higgins fue fundamental para la formalización a nivel nacional del partido perteneciente al Frente Amplio (es una de las cuatro legalizadas ante el Servel) el joven tecnólogo médico y Magister en Genética y candidato a Doctor en Neurociencia, Nolberto Zúñiga (29) fue elenco como el nuevo presidente regional de la colectividad «Convergencia Social».

Zúñiga reconoce que llegar a la presidencia y en el actual contexto político social y sanitario que vive el país, es una responsabilidad con desafíos inmediatos, sobre todo por el contexto local: “Sin duda la pandemia nos llama a estar atentos y atentas sobre las medidas que toma el ejecutivo en la región. Ante un plan de desconfinamiento que no tiene la evidencia para instalarse es importante proponer políticas desde nuestros espacios para enfrentar en comunidad la crisis política y sanitaria actual”.

Sumado a lo anterior, agrega que “otro desafío inmediato es comenzar la campaña por el Apruebo y la Convención Constitucional, que nos permitirá avanzar en la construcción de una nueva Constitución, esto gracias a la revuelta popular iniciada en octubre”. 

El dirigente político, oriundo de San Carlos, pero que se vino a Rancagua por los estudios, comentó que «Tenemos grandes desafíos como partido, el plebiscito sin duda es el más importante a corto plazo. Debemos asegurar las condiciones para que se desarrolle y no aceptar campañas para evitar su realización. Pero también creemos necesario fortalecer la orgánica en las comunas que tenemos presencia (Rancagua, San Fernando, Quinta de Tilcoco, Rengo, Chimbarongo, San Vicente y Navidad) y llegar a otras comunas en que tenemos firmantes y que nos prestaron su apoyo para la legalización y formalizar nuevos comunales. En esta etapa es necesario que los territorios levanten propuestas e ideas de cómo visualizan sus comunas, que permitan la construcción de programas de gobierno local creados en conjunto con una perspectiva feminista, descentralizadora y que involucre a organizaciones sociales, movimientos populares, dirigencias vecinales y todo quien busque el buen vivir para su comunidad».

Comments

comments