SAN FERNANDO: Hospital busca mejorar categorización del paciente hospitalizado

El CUDYR o Categorización de Riesgo Dependencia es sin duda un trabajo silencioso pero que ha permitido categorizar a los pacientes atendidos en los servicios de hospitalización en base a cuidados de mayor demanda que identifican dependencia y riesgo. Es una herramienta que ofrece una evaluación objetiva y estructurada de las demandas de cuidados del usuario hospitalizado, identificando su perfil, lo cual aporta en la organización y facilita la estandarización de planes de cuidado de cada paciente.

De acuerdo a su aplicación en el Hospital San Fernando, en términos simples, “es una herramienta de gestión que internamente el centro asistencial utiliza para asignar un perfil sobre el cuidado que necesite el paciente y asignarle el recurso humano para atenderlo”. Así lo señaló Ruth Villarroel Arias, Subdirectora de Enfermería del centro asistencial.

Cada cama hospitalaria está categorizada de acuerdo a un nivel de complejidad, “si yo recibo un paciente que requiere cuidados más especializados, debo ubicado en una cama que tenga el recurso humano (prestación del funcionario) y el equipamiento necesario para una mejor atención”, agregó la profesional.

Determinar el “perfil” es clave para optimizar el recurso “cama” y “humano”, para aquello se utiliza una herramienta que permite medir los requerimientos del paciente durante su hospitalización. Los servicios que se aplica esta pauta son: Cirugía, Medicina, Ginecobstetricia (Maternidad), Pediatría, Unidad de Paciente Crítico (UCI-UTI) y Neonatología.

¿Quiénes aplican esta pauta para determinar el perfil del paciente?

«Principalmente son las enfermeras clínicas que deben realizar la categorización, siendo inspeccionadas por las enfermeras y/o matronassupervisoras de cada servicio de hospitalización; a ellos se suma un equipo de auditores de nuestro hospital que se han capacitado para poder auditar las fichas de acuerdo a los registros, teniendo como resultado la concordancia del perfil del paciente”, agregó la Subdirectora de Enfermería.

Esto quiere decir que existe una monitorización permanente y constante de cada paciente que ingresa a los servicios de hospitalización, para poder establecer su categorización y luego el recurso que se le destinará para su atención.

Esta pauta mide la dependencia en cuidados universales y el riesgo medido en los cuidados terapéuticos requeridos por las condiciones de inestabilidad del usuario. Ambos cuidados son medidos en cuanto a intensidad y complejidad.

En síntesis, es sumamente importante aplicar esta categorización, ya que “nos permite tener un registro del tipo de paciente y qué tipo de cuidados deben aplicarle. La labor que realizan las enfermeras y/o matronas es fundamental para lograr la planificación del cuidado de enfermería, gestionando los recursos de una mejor manera, en la cama clínica correspondiente, para lograr su óptima recuperación”, finalizó Ruth Villarroel, quien además, agradeció la labor de cada profesional que apoya en esta categorización.

Comments

comments

También te puede interesar