SAN FERNANDO: Realizaron homenaje al guerrillero Manuel Rodríguez

Este lunes, y como todos los años, los estudiantes de la escuela Jorge Muñoz Silva de San Fernando encabezaron la ceremonia para conmemorar la muerte del guerrillero Manuel Rodríguez.

En estos 201 años, la ceremonia realizada en la plazuela que lleva el nombre de uno de los formadores de la Independencia de Chile, contó con la participación de las autoridades de la provincia y la comuna, además de delegaciones de diversos establecimientos de San Fernando.

El GUERRILLERO

Según el sitio “Memoria Chilena”, Manuel Xavier Rodríguez y Erdoíza es una figura legendaria en la historia chilena. Hombre acaudalado, abogado de profesión, diputado, secretario de guerra, capitán de Ejército y Director Supremo. Pero ninguno de todos sus cargos oficiales le dieron tanta fama como su trabajo en la clandestinidad, durante el periodo de la Reconquista. 

En múltiples ocasiones cruzó la cordillera de los Andes trayendo y llevando mensajes secretos de José de San Martín y preparando el terreno en Santiago para la ofensiva del Ejército Libertador. Llegó a ser el hombre más buscado del reino. 

Su biografía está llena de escenas de aventuras en las que aparece burlando a sus perseguidores una y otra vez, disfrazado de fraile o de huaso, o desnudo en la noche escabulléndose por entre decenas de soldados talaveras y cruzando a nado el río Mataquito.

No obstante lo anterior, su trabajo para la causa patriótica comenzó mucho antes de la Reconquista, luchando en las campañas del sur en 1813, exhortando al Ejército y aplicando toda su locuacidad y persuasión en la prédica de los ideales independentistas entre las clases populares.

Su relación con otros caudillos de la Independencia osciló entre la alianza más estrecha y el más profundo de los odios. Trabajó codo a codo con José Miguel Carrera, de quien había sido compañero durante la enseñanza primaria en el colegio Carolino, lo cual no impidió que Carrera lo enviara a la cárcel varias veces. Con Bernardo O’Higgins, su vínculo fue aún más complejo; Manuel Rodríguez era para él un personaje muy incomodo y detestado, pero a la vez, necesario para la causa patriótica.

Manuel Rodríguez murió asesinado en Til-Til, cuando sólo contaba con treinta y tres años de edad. Su figura, romántica y popular, se convirtió en un mito que ha inspirado tanto a poetas y compositores chilenos, como a cineastas, constituyendo el tema de la primera película chilena El húsar de la muerte, de Pedro Sienna. (FOTO: Gobernación de Colchagua).

Comments

comments

También te puede interesar