Artistas Locales de San Fernando presenta a Pablo Cortés, de La SicoBand: “Somos un grupo de amigos que le canta a la calle”

El vocalista de la banda ska fusión de San Fernando, nos cuenta sobre la importancia de la calle como inspiración, su primer disco y el ego dentro del ámbito artístico.

(Un reportaje de Felipe Sasso, periodista y escritor sanfernandino. Miembro del equipo de comunicaciones de Artistas Locales de San Fernando).

Ni el periodo de cuarentena parece frenar el trabajo de La SicoBand. Por estos días, la agrupación sanfernandina ha compartido su trabajo en Spotify y ha participado en una entrevista con la Radio Aukan, donde tocaron algunos de sus temas en formato acústico. Es una manera de mantenerse activos durante el confinamiento, también de calmar las ansias por presentarse en vivo frente a su público.

La SicoBand nació en San Fernando, como una forma de retratar las injusticias sociales que los integrantes veían en las calles de la capital colchagüina, y que muchas personas parecían no advertir. El medio para transmitir su mensaje ha sido el ska fusión, dejando un generoso espacio para el reggae, la cumbia, la salsa, la zamba, el punk y el rock.

La cuarentena sirve para conocer más sobre su historia. Conversamos con Pablo Cortés, vocalista de La SicoBand sobre su formación, su primer disco “Cuánta verdad” y la importancia que tiene la calle como inspiración para sus canciones. También sobre su compromiso con distintas causas sociales, así como el perfil humilde que han mantenido desde su formación, y que puede parecer excepcional en un ámbito como el artístico. “Yo creo que el ego es la peor droga para un artista”, señala.

¿Cómo nació La SicoBand?
Partimos hace dos años, como una idea de un proyecto personal mío, que iba a ser otra cosa, un poco más rock. Le pedí a un amigo, Víctor Serrano, que me ayudara a armar el proyecto. Después llegó Lucas (Riquelme), que era compañero mío en el instituto AIEP y se incorporó al bajo, y por último llegó Koke Vergara a la batería. Empezamos a ensayar con ese proyecto, pero como que no salía nada bacán, por así decirlo, así que yo dije que tenía unos temas ska del año del cohete, así que jugamos con esos temas para soltarnos y conocernos musicalmente, y nos empezó a gustar. Ahí le comenzamos a sacar todo el rollo al ska, empezaron a incorporarse más integrantes, llegó después Alexis, alias “el Puerco”, que le decimos nosotros, y ahí se hizo la formación, porque yo empecé a cantar. Después llegó Caco Lippians con el güiro y al último, hace poquito llegó Pablo Celis en el trombón y así quedó la formación original. Ahí se transformó en todo lo que es Sicoband ahora, que es ska fusión, con fusiones de reggeae, cumbia, ska, salsa, zamba, de todo un poco; también hartos ritmos punks también y rock.

¿Cómo definirías a La SicoBand?
Yo definiría a la banda como un grupo de amigos que le cantamos a la calle, tratamos de hablar temas trágicos del cotidiano vivir, del día a día, con un ritmo alegre, para que sea algo agridulce, para que te puedas tragar la historia que vives todos los días. No cantamos nada falso, nuestras letras hablan de cosas que uno ve en la calle, a las que la mayoría de las personas hace vista gorda, entonces tratamos de recalcar esa realidad que solimos ignorar por creernos algo que no somos.

¿Cuáles son esos temas trágicos?
Temas trágicos que son como tragicómicos, son situaciones de calle, de amigos que han caído, lamentablemente, en la pasta base; situaciones de estafa del Gobierno, de creer que por tener un título te va a mejorar la vida y al final terminas endeudado mil veces más que cuando empezaste. Cosas así que ocurren; violencia, violencia de género, que en ese caso ya no es tragicómico, sino, netamente trágico, pero es un mensaje de fuerza para todas las mujeres para que no se queden calladas, para que alcen la voz porque en el silencio está la violencia.

¿De dónde sacan la inspiración?
La inspiración llega desde la misma calle. Uno va caminando y se topa con historias y situaciones que te dejan dando vuelta y te dan ganas de que alguien más las escuche y que sepa de ellas, que no queden solamente en la calle. La inspiración la tenemos todos dentro de lo que caminamos por el centro de San Fernando.

¿Por qué optaron por el ska?
El ska nos gustó a todos por decisión unánime; encontramos que era pegajoso, movido. Es algo que está en la cultura musical de la gente, les va a llamar la atención ese ritmo. La fusión es el concepto para hacer música, porque ya la música está toda hecha, lo único que te queda es saber mezclarla bien nomás y hacer un buen trabajo en base a lo que ya existe, así que tratamos de meterle harta salsa, cumbia, reggae, encontramos que queda un experimento bien agradable al oírlo, no saturamos tanto las mezclas.

¿Cuál fue la recepción que tuvieron en San Fernando al inicio?
Es irónico, pero nuestra primera presentación no fue en San Fernando, fue en Renca, en Santiago, en una tocata a la que nos invitaron. Nosotros siempre quisimos que fuera en San Fernando, pero no se dio. Fue en el Bar de la Negra, que era un excelente bar, ahora desapareció y nos quedamos sin bar. En la revuelta también participamos y a la gente le gustó harto por lo mismo, porque se sentían identificados con las letras porque decían que eran cosas que se ven diariamente en la calle, además que les gustaba la música y el ritmo. También porque no nos creíamos el cuento, no fuimos agrandados. Hay muchas personas a las que no les gustan los artistas porque se creen intocables, y nosotros siempre hemos sido bien humilde en ese sentido.

¿Hay muchos agrandados en la escena artística y musical?
Sí, porque lamentablemente este rubro del arte, en todas las disciplinas, está manchado por el ego, y yo creo que el ego es la peor droga para un artista, es como la pasta base del artista, te consumes sólo en eso, te vuelves autocomplaciente con tu arte y te limita a crecer y a evolucionar. Nosotros tratamos de evitar llegar a ese punto, de empatizar con esos artistas porque no somos así y nunca vamos a ser así.

¿Por qué estás tan seguro?
Porque tenemos ese principio como banda, como músicos. Nosotros somos cabros que nos gusta hacer música, nos gusta cada vez que llega un integrante nuevo a la banda, enseñar, apoyar, ser más que nada buenos amigos antes de ser los tremendos músicos, así que estamos limpios de esa droga del ego, que tanto nos perjudica a nosotros los artistas.

¿Han tenido que lidiar con muchos prejuicios?
Al principio fue como una prueba de fuego, porque metíamos muchas cosas y no sabíamos cómo iban a reaccionar. Una vez nos invitaron a una tocata súper punk, y había algunos integrantes de la banda que estaban un poquito con miedo porque decían que nos iban a mandar a la mierda – perdón, ¿se puede omitir? – pero yo les decía que no había que tener miedo, que por algo nos habían invitado, y en la parte de cumbia la vacilaron igual si era música, y al que le gusta la música la va a vacilar igual. Si uno se deja llevar por ideologías cuadradas nunca vas a poder disfrutar de la música ni de la vida porque vas a estar encerrado en esa amargura. Yo, por ejemplo, puedo escuchar a Juan Gabriel, y encuentro que es un tremendo músico, pero no voy a ser menos rockero porque baile una cumbia o porque escuche a Juan Gabriel u otro tipo de música, si lo que a mí me gusta es la música. Yo creo que nos ha ido bien también por eso, porque podemos llegar a cualquier escenario.

¿De dónde viene el nombre “La SicoBand”?
Yo tengo un amigo, el Hans, un gran artista de Cunaco, le ha ido súper bien, toqué con él y con él aprendí el ska. En ese tiempo me decían sick (enfermo en inglés), después se separó la banda y me dieron ganas de hacer un proyecto solista y él por talla me dijo que le podría poner sico, yo le dije que sí, que quizás algún día. Y llegó el día. Pero para que no sonara tan seco, le pusimos Sicoband.

¿Cuáles son sus principales referentes musicales?
De Chile, a mí me gusta harto Sonora de Llegar, que hacen harto ska también, nos gusta caleta lo que hacen. También hay una banda que se llama Ska Prensao, también es chilena, ellos mezclan cumbia, ska, también un poco de punk. También están Los Capitán Morgan, que hacen ska fusión. Básicamente, en la banda cada uno tiene su influencia propia, que se van agregando, pero más o menos a todos nos gusta casi la misma música.

¿Qué los motiva a hacer música?
Nos gusta caleta la música, crear, componer. Nos motiva hacer algo útil con lo que sabemos, con la música, de decir cosas, de cantarle a algo, algo real, por decirlo así. Si alguien nos escucha, ojalá que le sirva, que le guste la letra, la canción, que disfrute. Nos gusta también caleta tocar en vivo, nos divertimos.

¿Qué importancia ha tenido para ustedes el movimiento social surgido en octubre?
Fue muy bacán, fue algo que a todos nosotros nos motivó, y apenas nos invitaron a participar nosotros dijimos altiro. Pero también teníamos esa tranca de que no queríamos ir por figurar, queríamos ir porque todos venimos de donde mismo, todos somos de barrio, todos hemos visto las injusticias, así que encontramos que era nuestro lugar, teníamos que estar ahí.

¿Cómo los sorprendió la pandemia?
Nosotros nos estábamos moviendo harto, tocábamos todos los fines de semana. Habíamos hablado de darnos un descanso, pero no queríamos descansar tanto (risas). Ahora estamos tratando de retomar, de ensayar en alguna parte.

¿Cuál es tu opinión sobre la escena musical en San Fernando?
Encontraba medio fome que en los festivales y en los típicos eventos municipales se repitieran siempre las mismas bandas, los mismos artistas, porque aquí hay muchas bandas, hay hartos cabros que todavía están ensayando en sus casas, que tienen buenas ideas, pero que no se les dan los espacios como para demostrar que en San Fernando hay más música. Hay varios artistas que, lamentablemente, no tienen un espacio público para mostrar su arte porque siempre se repiten los mismos.

¿Cómo se proyecta la banda a futuro?
Me gustaría que siguiéramos siendo las mismas personas que somos ahora, sólo me gustaría tener un material más profesional para mostrar y que la gente lo disfrute.

¿Cuál es tu canción favorita del grupo?
Me gusta caleta Apesta a tristeza, es una fusión con una especie de hip hop y ska que habla, por ejemplo, de tener un artista en la casa, de qué significa para la mamá o para el papá, siempre está esa pelea constante de que te van a decir que no se puede vivir de esto, de eso habla. Me gusta caleta porque muchas personas se han topado con ese problema en su vida.

¿Por qué el disco se llama “Cuánta verdad”?
Porque es un concepto, se da vuelta en una historia de una noche. El tipo sale de su casa, se topa con una historia en la calle, luego llega a la casa y se topa con otra historia. Es un conjunto de verdades que te puedes encontrar repentinamente en una misma noche.

¿Cuáles son esas verdades?
Las injusticias, o la actitud que toman algunas personas frente a otras, yo he visto muchas personas que ven a alguien pidiendo algo para comer y pasan nomás, como que no existe, pero sí existe. ¿Por qué tienes que ignorar a una persona? Eso me motiva a escribir.

¿Cuál es la idea que va a girar en torno al segundo disco?
Le segundo disco ya tiene un nombre, un concepto, se va a llamar “Carne amarga”, es más social, ya no es tan personal. Tenemos dos temas que alcanzamos a tocar en vivo, que es “Tiempos mejores”, que también es el eslogan de una persona muy importante en este país, y “A la calle”, que también habla de la revuelta. El disco habla más sobre las injusticias sociales, sobre cómo nos roban, cómo nos maltratan y cómo nos matan; no te pueden matar a balazos, pero te pueden matar de hambre.

DATOS DE CONTACTO

La SicoBand

Integrantes: Víctor Serrano, teclado y guitarra; Lucas Riquelme, guitarra rítmica; Pablo Cortés, guitarra y voz; Pablo Celis, trombón; Kako Lippians, güiro; Felipe Lineros, percusión y batería; Koke Vergara, percusión y batería; Alexis Pereira, bajo.

Facebook: La SicoBand
Instagram: @sicoband
Teléfono: 9 68689505

Comments

comments

También te puede interesar