REGIÓN: Entregan celulares inteligentes para dar herramientas digitales a 83 mujeres

Muy joven tomó la decisión de casarse con su primer y único amor, pensando que su felicidad duraría toda la vida, se entregó en cuerpo y alma a su matrimonio y tuvo tres hijos -Carolina, Víctor Hugo y Matías- no obstante, cuando decidió comenzar a trabajar llegaron los problemas, cuenta Olga Johnson Piña de San Vicente. “Me casé muy joven y con el tiempo me fui dando cuenta de muchas cosas. Él era muy celoso, me golpeaba, me maltrataba psicológicamente. Sufrí mucho”, expone.

Sin embargo, luego de 28 años casada y viendo que sus hijos ya estaban grandes, Olga tomó la decisión de separase de su esposo “Cuando mi hijo menor Matías estaba en 2º medio, empecé a planear mi vida sola y dije cuando se vaya Matías a la Universidad a Viña, yo también me voy, porque quería vivir sola y en paz”, argumenta decidida.

Sus años de trabajo en que juntó ahorros, le sirvieron para darse ánimos y fuerzas para su plan de una vida que concretó ya hace 15 años, “empecé de cero, formé mi casa en la que vivo, poco a poco compré mis cositas y lo logré”, expresa satisfecha.

Pero no todo ha sido causa de alegría en la vida de Olga, hace poco más de un año a esta san vicentana la notificaron de una agresiva enfermedad. “Fui al médico porque me dolía mucho el estómago. En el Hospital de Rengo me hicieron exámenes y me notificaron que tenía cáncer al esófago»,apuntó.

Así, lenta y silenciosamente fue avanzando la mortal enfermedad con dolorosas consecuencias. “Después de un mes y medio de eso, ya no di más, estaba pesando 40 kilos, porque no podía comer, no tragaba ni agua. Mis hijos que me vienen a ver, me preguntaban que me pasaba y yo no les decía nada, hasta que les conté que estaba enferma. Mi segundo hijo que vive en Santiago, Víctor Hugo, me llevó a la Fundación Arturo López Pérez (FALP) donde luego de una junta médica comenzaron un tratamiento de seis meses. Empecé con quimios, radiación, se me cayó el pelo, fue muy intenso. Luego de ese tiempo, aquí estoy, me siento muy bien, llena de energía”, relata Olga que cada seis meses continúa con controles para su enfermedad.

Ella es una de las 80 mujeres participantes de la Ruta Digital a nivel regional, en el marco del “Taller de Empoderamiento Digital para usos sociales, económicos y culturales”, perteneciente a la Red de Fundaciones de la Presidencia, cuya entrega consiste en un Kit de conectividad (entregándoles un aparato celular inteligente, con llamadas y GB mensuales por 12 meses, a través de los cuales pueden acceder a una capacitación y formación, entregándoles herramientas para el manejo de redes sociales y sus diferentes usos. “Ahora vivo en paz, tranquila en mi casa y estoy feliz con este teléfono, porque como me gusta aprender, y no le puedo estar pidiendo siempre a mis hijos que me den cosas, así que me viene muy bien, me hacía falta el internet, ahora puedo navegar, estar conectada con ellos y vender mis productos, detergentes que vendo en la feria, por WhatsApp +56 9 47998113 o por el Facebook: “Olga Johnson Haddad” comenta alegre.

Desde su experiencia de vida esta guerrera mujer agrega que “Uno no puede quedarse pegada en relaciones dañinas, se puede salir adelante sola y con mucho empeño. Cuando uno quiere, puede. Todo lo que tengo, es producto de mi esfuerzo y con el apoyo de mis hijos, vivo sola y tranquila”, enseña Olga.

Esta Ruta Digital ha sido una respuesta práctica a las necesidades con enfoque de género que en una de sus líneas se focaliza en un convenio de PRODEMU con Fundación Arturo López Pérez (FALP) para trabajar en conjunto con mujeres en la prevención del cáncer. También esta ruta llega a mujeres mayores de 60 años sin acceso a internet, sin teléfono y sin conocimientos digitales, interesadas en desarrollar competencias tecnológicas. Además, ha incluido a mujeres entre 30 y 59 años con competencias digitales básicas que quieran capacitarse para la búsqueda de oportunidades laborales entregando nuevos conocimientos para su autonomía integral.

Para la directora regional de PRODEMU, Nessy Moratelli Solar “este programa ha sido tremendamente relevante, porque en esta oportunidad ha llegado a más de 80 mujeres de nuestra Región de O’Higgins. 20 de Cachapoal, 43 de Colchagua y 20 de Cardenal Caro, quienes recibieron una capacitación que las acerca al mundo digital, porque las mujeres de la Ruta del Empoderamiento Digital deben acostumbrarse al nuevo estilo de comunicación que es por medio de este formato digital”.

Comments

comments