Humedales: ¿Quién los protege?

La tónica de la última década ha sido el cambio climático, no solo expresado con el derretimiento de los glaciares, sino también a través de lluvias torrenciales, sequías prolongadas y variados otros fenómenos inusuales. Aquello tiene estrecha relación con la modificación irreparable del medio ambiente, ya sea mediante explotación de recursos naturales bajo glaciares, deforestación, desviación de cauces naturales o destrucción de humedales, por nombrar algunos ejemplos.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU), referente a los humedales, señala que dicho ecosistema acuático cubre un 6% de toda la superficie terrestre, sin embargo, representa el hábitat y sitio reproductivo del 40% de las especies vegetales y animales existentes. Asimismo, proporcionan servicios regulatorios esenciales en el ciclo del agua, sirviendo, además, como grandes filtros que reducen la contaminación, al absorber altas cantidades de dióxido de carbono. En cuanto a su legislación, la Ley N° 21.202 sobre Humedales Urbanos, fija criterios, independientes entre sí, para dar cuenta de la existencia de un humedal: (1) presencia de vegetación hidrófita; (2) presencia de suelos hídricos con mal o sin drenaje; y (3) un régimen hidrológico de saturación, ya sea permanente o temporal, que genere condiciones de inundación periódica.

Sin bien existen directrices dadas por la ley en comento, es menester realizar la inscripción previa para que se declare un humedal urbano como tal, o sino se dejarían cientos de especies desprotegidas y completamente expuestas a empresas inescrupulosas que ponen el dinero por encima del daño ambiental, como lo que sucede en el sector Cruce La Tuna, comuna de Placilla, VI región, al destruirse un humedal no inscrito para ampliar la ruta I-90, transformándola en autopista. Pese a ser posible tomar la iniciativa registral a nivel comunitario, es el municipio quien cuenta con las herramientas y profesionales para efectuar las gestiones pertinentes. Lamentablemente, aunque se tiene información a la mano, desde el municipio local nada se hizo para evitar destruir el humedal, evidenciando una notable despreocupación, a la cual ha de sumarse la profunda ignorancia, pues ante nuestra consulta, dijeron desconocer el tema, comentando que no sabían que la empresa Tafca limitada, encargada del proyecto, operaba sin una Declaración de Impacto Ambiental (DIA), es decir, infringiendo la Ley N° 19.300 sobre Bases Generales del Medio Ambiente, pero específicamente su artículo 10, letras E y S, desde donde se extrae que: “Los proyectos o actividades susceptibles de causar impacto ambiental, en cualquiera de sus fases, que deberán someterse al sistema de evaluación de impacto ambiental, son los siguientes:” “(E) … las autopistas…;” y “(S) Ejecución de obras o actividades que pueden significar una alteración física o química a los componentes bióticos, a sus interacciones o a los flujos ecosistémicos de humedales que se encuentran total o parcialmente dentro del límite urbano, y que impliquen su relleno, drenaje, secado, extracción de caudales o de áridos, la alteración de la barra terminal, de la vegetación azonal hídrica y ripariana, la extracción de la cubierta vegetal de turberas o el deterioro, menoscabo, transformación o invasión de la flora y la fauna contenida dentro del humedal, indistintamente de su superficie”.

Tras lo manifestado, emanan incógnitas como: ¿Dónde está la ética ambiental y el compromiso con las leyes? ¿Los políticos velan por la naturaleza o solo aluden a ella para obtener votos? ¿Realmente Chile despertó? Tristemente, el caso placillano, así como, sin duda, tantos otros, deja entrever que no se ha aprendido del cambio climático, no son salvaguardados nuestros ecosistemas ni tampoco hay una conciencia ambiental, o sino se tomarían cartas en el asunto para evitar seguir colocando al dinero por sobre el daño a la naturaleza que, dicho sea de paso, hace años está mostrando sus consecuencias.

Roberto Flores P.
Estudiante de Ing. Civil Ambiental

Javier Osorio O.
Ex Vicepresidente Interno Federación de Estudiantes USS, sede Santiago
Estudiante de Derecho

Comments

comments